Reservar

Nosotros

Ir Abajo

El antiguo molino de San Jerónimo recientemente terminada su renovación en octubre el 2018, tiene una historia interesante de contar.

En los planos que se presentan en la entrada del edificio, se puede observar de acuerdo a una exposición que se hizo en el Palacio de Bellas Artes en el 2017 de Rojo Mexicano Grana Cochinilla que ya era un molino desde los inicios de la colonización. Está señalado en este plano como el molino en la calle de San “Geronimo”. Estaba ubicado entre las calles del de Puente de Monfón y Puente de San “Gerónimo”.

No sabemos a ciencia cierta que pasó en trescientos años, pero si sabemos que Agustín Gómez Chávez, esposo de Concepción Salazar López de Santa Anna, en 1842 compró el Molino, quilombo, pero con molino de aceite de oliva.

Agustín Gómez enviudó y en sus segundas nupcias contrajo matrimonio con Concepción Salazar López de Santana. Ellos vivían en San Jerónimo 31, El molino era San Jerónimo 33 y en San Jerónimo 35 vivía la gente que operaba el molino y de servicio.

Agustín Gómez, rico empresario de la época, tenía otras cuatro propiedades en la calle de Regina, otras tres en el centro, además tenía dos propiedades en la calle de Bolívar una de ellas ese Bolívar 14, donde murió el abuelo de Concepción Salazar López de Santana.

Cuando muere Agustín Gómez, a finales de los 1800’s su viuda, Concepción, hereda las propiedades, sin embargo, un yerno suyo, Francisco Berumen y un amigo suyo, Soriano, despilfarran la fortuna. Para sobrevivir las hijas van vendiendo propiedades, hasta quedarse en los 1960’s solo con las tres propiedades de San Jerónimo. En los 1970’s venden San Jerónimo 31.

María Teresa Figueroa Gallo (1928-), bisnieta de Agustín y Concepción, con la iniciativa de su esposo Alejandro Álvarez Guerrero, va comprando las partes del resto de la familia y se queda en los 1990’s con San Jerónimo 33 y 35.

Posteriormente se lo regala en los 2010’s a su hijo, el cual decide hacer la renovación de ambos edificios.

La remodelación del antiguo molino de San Jerónimo fue terminada en octubre del 2018.

El Antiguo Molino de San Jerónimo,

tiene una explicación de la ascendencia de los dueños con Nezahualcóyotl, Nezahualpili, Ixtlixochitl el viejo y Ixtlixochitl II, último rey de Xochicalco, la relación con una posible hija de Hernán Cortés. El lazo familiar con Leona Vicario y Andrés Quintana Roo.

Por el otro lado su ascendencia con Antonio López de Santa Anna

El salón cuenta con una colección de fotografías del archivo nacional de fotografía e incluye una explicación de la importancia del Rojo Mexicano Grana Cochinilla.

La intención actual del Antiguo Molino de San Jerónimo es la realización de eventos sociales, exposiciones, conferencias.

Eventos que ayuden al beneficio común, cultural y social de la como parte de la cultura mexicana.