NUESTRA HISTORIA

Cada rincón del hotel tiene su propia historia

El AMSJ tiene una explicación de ascendencia de sus dueños con Nezahualcóyotl, Nezahualpili, Ixtlilxochitl el viejo y Ixtlilxochitl II, último rey de Xochicalco, y una relación con una posible hija de Hernán Cortés.
Un lazo familiar con Leona Vicario, Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria y su esposo Andrés Quintana Roo, gran insurgente en el proceso de independencia de México, nombrado el estado de la república en su
honor.

En los planos que se presentan en la entrada del edificio, se puede observar de acuerdo a una exposición que se hizo en 2017 en el Palacio de Bellas Artes, “Rojo Mexicano Grana Cochinilla” que ya era un molino desde los inicios de la colonización. Señalado como el molino de San “Geronimo”.

Agustín Gómez Chávez, esposo de Concepción Salazar López de Santa Anna, compra el Molino en 1882. Tras su muerte, su viuda hereda sus propiedades, pero debido a dificultades económicas venden las propiedades quedándose con solo tres de ellas.

En los años 1990’s María Teresa Figueroa Gallo, bisnieta de Agustín y Concepción, con iniciativa de su esposo Alejandro Álvarez Guerrero, recuperan las propiedades del resto de la familia, quedándose con San Jerónimo 33 y 35. Posteriormente en los 2010’s se lo regala a su hijo, el cual decide hacer la renovación de ambos edificios.

La remodelación del AMSJ fue terminada en octubre del 2018.

Sus salones cuentan con una colección de fotografías del archivo nacional de fotografía e incluye una explicación de la importancia del Rojo Mexicano Grana Cochinilla.

Dirección: San Jeronimo 33, Centro Histórico. CDMX